Saltear al contenido principal
La Historia del Trasplante Capilar

La Historia del Trasplante Capilar

El trasplante capilar ha alcanzado una gran popularidad convirtiéndose en el procedimiento cosmético más solicitado entre los caballeros. Los resultados naturales y sin cicatriz de la técnica del trasplante capilar; utilizando  lo último en tecnología son  factores contribuyentes al potencial incremento la demanda del procedimiento. Sin embargo, poco se sabe acerca de la historia del trasplante capilar y de sus inicios.

Historia del trasplante capilar

El primer trasplante capilar registrado tomo lugar en el siglo 18. Un hombre llamado Menahem Hodara, en un intento de revertir la pérdida del cabello debido a una enfermedad llamada favus en 1897, extrajo una banda de tejido del cráneo y lo reubicandolas en el área a tratar.

Después en 1930, los inicios de las técnicas de trasplante capilar moderno estuvieron bajo la investigación de Japón. Los japoneses inicialmente inventaron el trasplante capilar para tratar bellos del cuerpo como las cejas y pestañas en lugar de tratar la calvicie. Desafortunadamente, el esfuerzo de los japoneses no tuvo reconocimiento a nivel mundial y esta fue opacada por la segunda guerra mundial, y por consecuencia su desaparicion.

El dermatólogo americano Norman Orentriech  recreo el experimento japonés en 1950. A diferencia del japonés, el propósito del experimento americano era el revertir la calvicie. Antes del comienzo de la investigación, surgieron especulaciones de que, al reubicarse, las unidades foliculares pueden no adaptarse y sobrevivir en su nuevo lugar. Norman, sin embargo, se mantuvo firme y argumentó que las unidades foliculares son donantes dominantes, lo que significa que continuarían creciendo en su nueva posición igual que lo hicieron en su ubicación original.

El éxito del experimento de Norman, llevo a los científicos a enfocar su atención y esfuerzo en mejorar la fase de extracción en el trasplante capilar. En lugar de extraer bandas de tejidos, la alternativa es extraer la hebra de cabello individualmente. Con el paso de los años, la fase de extracción mejoró desde la tira hasta el tamaño de la tira extraída la cual continuó encogiéndose gradualmente hasta el extremo que se inventó la extracción de la unidad folicular.

 

Las ventajas de la extracción de unidad folicular (FUE)

La extracción de unidad folicular revoluciono el campo del trasplante capilar por su aspecto natural y libre de cicatriz. A diferencia de FUT, FUE extrae los injertos individualmente con la ayuda de un micro-punch que aísla las hebras para prepáralas para su extracción. Debido a su fase de extracción mínimamente ofensiva, la técnica no crea cicatrices visibles o causa daños en el nervio del área.

En FUT, la recolección de los injertos incluye la extracción de una banda de piel del cráneo y luego la dividiendo para obtener las unidades foliculares. El método de recolección de FUT requiere de puntadas que cuando sanan se convierten en una cicatriz de forma lineal que limita a los pacientes en los estilos de peinados en el futuro. Además, la profundidad de la banda de tejido recolectada causa daños en el nervio que en algunos casos puede ser permanente.

 

Para Terminar

El trasplante capilar empleo en el siglo 19 y continúe evolucionando desde entonces. Desde  FUT, y finalmente FUE; el campo del trasplante capilar está llevando a resultados de apariencia natural y libres de cicatriz.

Si desea saber más acerca del trasplante capilar, contacte Vera Clinic. Vera Clinic es un centro especializado en el trasplante capilar que ofrece consultas gratis con médicos especialistas solamente con el propósito de educar e informar.

Volver arriba