Saltear al contenido principal

Cirugía correctiva de mandíbula

La cirugía ortognática o cirugía correctiva de mandíbula es un procedimiento con la intención de realinear y corregir irregularidades menores y mayores del hueso de la mandíbula y los dientes que no pueden resolverse con ortodoncias con fines estéticos y funcionales.

Beneficios de la cirugía

La cirugía mejora y elimina diversos problemas funcionales, mecánicos y del habla causados por una estructura irregular de la mandíbula. A continuación, se enumeran los síntomas que se alivian, mejoran o desaparecen por completo tras una cirugía reconstructiva de mandíbula.

  1. La mordida y el masticado mejoran profundamente
  2. Los problemas del habla o la deglución disminuyen
  3. El desgaste en los dientes es mínimo
  4. Cesa la aparición de problemas de ajuste de mordida o de cierre de mandíbula
  5. Disminuye el dolor causado por el trastorno de la articulación temporomandibular (ATM) y por otros problemas de mandíbula
  6. Se alivia la apnea del sueño y los problemas respiratorios
Preparaciones para la cirugía

A la mayoría de pacientes se les asignan brackets de 12 a 18 meses antes de la cirugía para obtener el mejor alineamiento dental posible. Para desarrollar el plan de tratamiento ideal, el ortodoncista y el cirujano maxilofacial siguen el caso del paciente. Durante el tratamiento posterior a la cirugía, se solicitan múltiples radiografías y modelos para evaluar los complejos cambios que se producen durante el periodo de tratamiento en relación a la estructura dental del paciente. La intención del seguimiento es obtener una comprensión exhaustiva de los problemas óseos y del enfoque quirúrgico necesario.

Para acelerar el tratamiento, los pacientes tienen la opción de acelerar el periodo de realineamiento mediante dispositivos de anclaje ortodóncicos junto con la tomografía computarizada y la planificación del tratamiento asistido por ordenador, para lograr un alineamiento dental óptimo en un tiempo mínimo. En casos más leves, los procedimientos y programas mencionados pueden sustituir por completo la cirugía y eliminar su necesidad en el tratamiento de problemas óseos de la mandíbula y los dientes.

Resumen del procedimiento

Dado que la cirugía se lleva a cabo en el interior de la boca, se elimina por completo el riesgo de que aparezcan cicatrices visibles en la cara. La formación de cicatrices alrededor del mentón o la mandíbula no son una preocupación excepto en algunos casos en los que podrían ser necesarias incisiones en el exterior de la boca. En estos casos, el paciente será informado.

Una vez hechas las incisiones necesarias, los cirujanos comenzarán a desplazar, cortar y alterar el hueso de la mandíbula para obtener el alineamiento correcto en las zonas deseadas. Para asegurar la nueva posición del hueso de la mandíbula, podrían emplearse tornillos y vendas. Sin embargo, debido al minúsculo tamaño de los tornillos empleados, las estructuras no inducirán ninguna presión y finalmente se integrarán con el hueso de la mandíbula con el tiempo.

En casos extremos, cuando el hueso de la mandíbula no tiene suficiente longitud, se extraerán injertos óseos de la pierna o la cadera del paciente y se transferirán al hueso de la mandíbula y se fijarán, del mismo modo, con la ayuda de tornillos.

La cirugía se realiza en la mandíbula superior, la mandíbula inferior y el mentón, dependiendo del caso del paciente.

Candidatos para la cirugía

Para ser un candidato adecuado para la cirugía ortognática, es crucial que el paciente haya alcanzado una edad en la que el crecimiento de la mandíbula se detenga. Las edades entre los 14 y los 16 años en mujeres, y entre los 17 y los 21 en hombres, se caracterizan por la disminución o la estabilización del desarrollo de la mandíbula.

Instrucciones para después de la cirugía

El cirujano le dará al paciente instrucciones para el cuidado posterior que incluyen cambios menores en la dieta y en la higiene. El consumo de tabaco y alcohol debe suprimirse ya que estas sustancias dificultan la recuperación. Debe evitarse por completo el ejercicio intenso para no sobrecargar el cuerpo. Los pacientes pueden asumir sus actividades diarias en cualquier momento entre una a tres semanas en función de la variedad individual en términos de tasas de recuperación.

Resultados

Los resultados son instantáneos. Sin embargo, la curación completa se produce en un periodo de 12 meses, precedida por una curación inicial en las primeras 6 semanas.

En la mayor parte de los casos, podrían aplicarse brackets después del periodo de curación inicial, en las primeras seis semanas de la cirugía, para una realineación óptima. El periodo de ortodoncia realizará su trabajo habitual y puede tardar años tras la cirugía en ser remplazada con retenedores en los últimos años.

Los resultados de la cirugía junto con el periodo de ortodoncia potencialmente necesario darán lugar a un cambio impresionante en el aspecto de la cara con una mayor simetría y un atractivo equilibrado de la parte inferior del rostro. La masticación, la respiración y el habla también mejorarán notablemente.

Volver arriba